lunes, 17 de noviembre de 2014

INTERSTELLAR

Desde que irrumpió en el panorama internacional con su trilogía del Caballero Oscuro, el director Christopher Nolan no solo ha sabido mostrar con cada película un producto más que notable, sino que iba más allá presentando siempre películas originales y que nunca dejaban indiferente al espectador. Así, relató la historia de ambición entre dos magos en El Truco Final y exploró los límites de lo onírico en Origen. Incluso si miramos más atrás, antes de Batman Begins, este ya era capaz de retar la inteligencia del espectador con cintas tan destacadas como Memento

Ahora, tras acabar su periplo con el Caballero Oscuro, Nolan regresa con Interstellar para abordar uno de los géneros en los que, sin lugar a dudas, mejor puede expandir sus complejos e inteligentes guiones: la ciencia ficción. 

La película nos presenta un planeta Tierra que se encuentra dando sus últimos estertores de vida, pues el alimento es un bien que cada día escasea más. Es en este cruento marco donde se nos presenta a Cooper, un granjero que vive con sus dos hijos y que, debido a aparentes casualidades, se verá envuelto en una exploración intergaláctica de la que dependerá el futuro de toda la humanidad.

Con este viaje, Christopher Nolan inserta de lleno al espectador en una aventura espacial de la que le será imposible salir. Agujeros de gusano, planetas yermos, teoría de la relatividad espacial… Una vez que Nolan decide meterse en materia espacial, aprovecha cada teoría o elemento cósmico al máximo, mostrándonos estos mismos mediante una magnificencia pocas veces vista.  


Todos estos elementos de ciencia ficción son incluidos con gran criterio y lógica en la cinta, convirtiéndola en otro personaje más de la película… Pero el principal mérito de esta es su capacidad para sumergirnos en estos complejos conceptos cósmicos de una forma altamente realista, haciendo que el espectador se sienta uno más de la tripulación del Endurance, como si cada nuevo universo o agujero de gusano fuese explorado en primera persona por nosotros. Una auténtica experiencia que, tal como comentamos, hace que nos sintamos inmersos en la película para empatizar con el asombro sus personajes y crear momentos de auténtica tensión. A esto también ayuda el brillante trabajo de efectos visuales realizados, los cuales se presentan como creaciones originales e ingeniosas y que tienen un resultado realmente apabullante.

Pero no solo de agujeros negros y de teoría de la relatividad vive Interstellar, pues aunque el motor argumental se base en el impresionante viaje a través de las galaxias, la novena película de Nolan tiene mucho componente humano. Así, toda la trama de la película se asienta sobre la relación entre Cooper y su hija Murph, la cual se convierte en el principal foco emotivo de la película. Además, Nolan profundiza en múltiples aspectos de la naturaleza humana mediante otros personajes que, a pesar de ocupar un segundo plano, también quedan bien retratados, como la doctora Amanda o su padre, el profesor Brand.

El resultado final de Interstellar es una película épica en la que predomina la ciencia ficción pero que no deja atrás los elementos sentimentales y de aventura. Desde su comienzo, nos encontramos ante un film que cuenta con la inconfundible marca de Nolan, pues esta se basa en un guion complejo, inteligente y con sorprendentes giros argumentales que irá tomando fuerza conforme se desarrolle la trama y que nos mantendrá absortos durante las casi 3 breves horas de duración de la película. Además, tal como comentamos, las relaciones humanas una vez más son usadas por Nolan para darle ese enfoque melancólico y altamente dramático que tango le gusta darle el director a sus películas.

Otro de los aspectos que caracteriza a Nolan y sus películas es su cuidado casting, y esta película no es una excepción. Mostrándose merecedor de su Oscar, Matthew McConaughey protagoniza esta cinta con una brillante actuación con la que logra transmitir al espectador las emociones de su personaje. A este le acompaña Anne Hathaway, una actriz que, a pesar de ocupar un papel secundario, es capaz de realizar de manera brillante su interpretación. Y, como buena película de Nolan, también nos encontramos a Michael Caine, un inseparable del director desde que coincidieron en Batman Begins y que demuestra el porqué de la confianza de Nolan en él.

Mención especial otro de los hombres claves en la filmografía de Nolan, HansZimmer, quien realiza una imponente banda sonora con gran peso en la película. Esta, mostrará temas diferentes entre sí y que cumplen una gran labor no solo ayudando a meter al espectador en la historia, sino enriqueciéndola en todos sus aspectos. Además, cabe destacar que Zimmer se aleja de las composiciones oscuras a las que nos tenía acostumbrados para sorprendernos con más variedad.

Conclusión: Interstellar es una brillante película en la que se mezclan las emociones y la ciencia ficción con toques de aventura. Redonda en todos sus aspectos, esta cuida el guion, las actuaciones, los diálogos, la banda sonora, los efectos especiales… Todo ello con la marca del siempre ambicioso y sorprendente Nolan. Una gran película que perdurará en la memoria del espectador durante mucho tiempo.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado. Es una gran película, no se merecía otra cosa :)

      Eliminar